Los jóvenes también financiamos la televisión pública

19 05 2010

Como todos sabemos la televisión privada es una actividad económica que tiene como meta obtener beneficios. El morbo es una de las herramientas que utilizan estas cadenas xa tener mas audiencia y asi vender más espacios publicitarios a un precio mayor. Mientras que la meta de la televisión pública no es el beneficio económico, es el caso de TVE. La última noticia sobre este tema que nos rodeó fue: “la televisión pública ante el reto de emitir sin publicidad”. Esta cadena tiene como meta velar por el interés de la comunidad, elevar el nivel democrático y cultural de la sociedad, informar honestamente sin manipular la información y por entenderlo de alguna manera distraer mediante programas competitivos manteniendo el listón que separa la ética y la telebasura.

La cuestión es cómo se financiará en un futuro TVE si aspira a no mermar sus contenidos ni disminuir su audiencia. Esta claro que por medio del Estado, y es aquí cuando quiero hacer incapié en el tema de los jóvenes porque por esta razón que se financia por medio de los impuestos, los programas que se emiten en esta cadena deberían ir dirigidos a nosotros también. Si analizamos la programación de un día cualquiera nos encontramos con novelas para gente adulta que la demanda como “amar en tiempo revueltos” que narra la vida de otras épocas o sin ir más lejos: “la mañana de la 1” que si lees su breve descripción te dice que se trata de un magacín que consta de secciones sobre salud, actualidad y cocina. ¿Son estos los programas que esperan que también demandemos nosotros?

Por tanto, una de las funciones que debería de cumplir la televisión pública es la de emitir contenidos de calidad dirigidos a todos los públicos, con el fin, no solo de entretener sino de mejorar, de alguna forma, la sociedad. Pero como vemos a lo único que se dedica es a emitir programas destinados a un público en concreto en el que no están incluidos, ni de lejos, los jóvenes. Pero… ¿a caso no formamos también parte de la sociedad? ¿No tenemos derecho a poder disfrutar y enriquecernos de los contenidos de una televisión que muchos de nosotros pagamos con nuestros impuestos? Desde mi punto de vista esta televisión deberia de ampliar su público objetivo e incluir todos y cada uno de los grupos sociales, por muy minoritarios que sean, y en concreto a los jóvenes, y de este modo si que quedaría justificada su existencia.

Anuncios